Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies

Sánchez al natural

SIN PROYECTO PARA ESPAÑA, SOLO TIENE PROYECTO PARA SÍ MISMO

Pedro Sánchez se desdice de sus declaraciones del fin de semana y asegura ahora que no respetará la lista más votada por los españoles en las elecciones del 26-J. Hundido en las encuestas, que unánimemente sitúan al partido socialista como tercera fuerza política por culpa de la desorientación de su candidato, Sánchez ha vuelto a entrar en una espiral de contradicciones que sume en la perplejidad a millones de españoles.

Convertido en el candidato del ala radical del PSOE, Sánchez sigue sin encontrar su sitio en el escenario electoral. Pero sea cual sea ese sitio, que nadie ha sabido aún localizar, lo que sí conocemos son las cosas que él propone:

  • Ha prometido que subirá los impuestos a los españoles.
  • Ha planteado una reforma de la Constitución que romperá la igualdad entre españoles y dividirá las Comunidades Autónomas en autonomías privilegiadas y en autonomías agraviadas.
  • Quiere derogar las reformas del empleo y la recuperación aprobadas por el Gobierno de Rajoy, que han creado un millón de puestos de trabajo en dos años y han situado a España la cabeza del crecimiento en el mundo desarrollado, tal y como constata el FMI.
  • Quiere eliminar la educación concertada y cercenar la libertad de las familias para decidir qué colegio quieren para sus hijos.
  • Quiere disparar el gasto público, tal y como hizo Zapatero entre los años 2008 y 2011, con los resultados conocidos.
  • …Y, mientras tanto, no tiene nada que decir sobre dos mandamases de su partido como Chávez y Griñán, que han tenido que declarar sobre el mayor caso de corrupción de la historia de España (ERES y Cursos de formación), un fraude que, según las pesquisas policiales, alcanzaría al reparto de 3.100 millones de euros.

Tras unas semanas de calculado distanciamiento para hacer olvidar las humillaciones infligidas por la izquierda radical al partido socialista, Sánchez vuelve a arrodillarse ante los extremistas para rogarles una coalición que impida gobernar al partido más votado por los españoles.

Pedro Sánchez no tiene un proyecto para España, solo tiene un proyecto para sí mismo. Porque, al final, todo se resume en una idea: Sánchez pone sus intereses personales por delante de los intereses generales de los españoles.

Opiniones deja tu opinionDeja tu Opinión
No existen opiniones para este elemento.

Arriba OpiniónOpinión Enviar a un amigoEnviar a un amigo Volver AtrásVolver Atrás