Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies

El PP es la marca de una gestión valiente, reformista y eficaz.

Nuestra obligación es ganar las elecciones generales para no dar marcha atrás en la recuperación.
 
 

Debemos recuperar el apoyo perdido
y al mismo tiempo no defraudar a los votantes que nos han dado su confianza.
 

 

Debemos estar a la altura de lo que somos: la primera fuerza política del país en votos.

Somos un gran partido, con un discurso único en toda España, que tiene presencia en todo el territorio nacional.
 
  Tenemos por delante una gran tarea para frenar a las coaliciones anti-PP que pretenden arruinar España.
Somos el partido que garantiza la estabilidad, la seguridad, la continuación de la recuperación económica y la confianza en el futuro.
 
  ► Nuestro compromiso electoral con los españoles sigue siendo la recuperación y la creación de empleo: nuestro gran activo.
 
Pedro Sánchez claudica ante el radicalismo.
 
 
 
  El eslogan electoral de Pedro Sánchez se resume en: perder, derogar, claudicar  
 
  Pedro Sánchez ha convertido al PSOE en una sucursal de Podemos, con el único objetivo de impedir que gobierne el PP.   → El PSOE no sólo no respeta la voluntad popular mayoritaria, que tanto ha reclamado en Andalucía, sino que se ha lanzado a una carrera de pactos con partidos radicales y extremistas para impedir el gobierno del PP.  

  Pedro Sánchez ha regalado a los radicales Madrid, Valencia, Zaragoza, Cádiz y A Coruña, ciudades en las que ganó el PP.   → El PP gobernará en 21 de las 40 capitales de provincia en las que ha ganado y el PSOE gobernará en 17 cuando sólo ha ganado en 5.  

  El resultado de la irresponsabilidad de Pedro Sánchez son gobiernos con concejales radicales y alcaldes sin capacidad de decisión.   El racismo, la xenofobia, el insulto a las víctimas no se habrían instalado en ayuntamientos, como el de Madrid, si no fuera por la claudicación de Pedro Sánchez ante Podemos.  

  Esta práctica ha llegado a límites de auténtico desprecio a la voluntad popular mayoritaria:   → Estos acuerdos impiden el gobierno de candidaturas que han llegado a superar el 40% del apoyo popular.  

  La claudicación del PSOE ante las exigencias de independentistas y radicales es consecuencia de su propia debilidad.   → Pedro Sánchez, después de llevar a su partido a los peores resultados de su historia, está dando una vuelta de tuerca más a la estrategia de Zapatero del cordón sanitario que tan nefastas consecuencias tuvo para su partido y para España.  

  Frente al sectarismo de Sánchez, el PP seguirá apostando por la estabilidad y la recuperación económica, que es lo que realmente preocupa a los españoles.   El PP gobierna en 3.000 ayuntamientos españoles sin necesidad de claudicar ante radicales e independentistas.  
 
 

 

Opiniones deja tu opinionDeja tu Opinión
No existen opiniones para este elemento.

Arriba OpiniónOpinión Enviar a un amigoEnviar a un amigo Volver AtrásVolver Atrás